Autoridad del siervo de Dios

Mientras el Señor Jesús realizaba la obra de Dios, la visión del diablo era eliminarlo.
Lo mismo ocurre con cada uno de los que hacen la obra de Dios hoy. Existen principados y potestades vigilándonos y oponiéndose a nuestro trabajo.
Sin embargo el diablo no toca en aquellos que son inmortales, pero, ¿Quienes son inmortales?. Son aquellos que murieron para sus voluntades, sueños y ambiciones personales, para entonces vivir una vida de sacrificio en favor de las almas.
Solamente no se cansa de sacrificar y de servir a Dios como deve ser, aquel que es inmortal por medio del Espíritu Santo y la comunión con Dios; por eso los que no son inmortales, mas tarde o mas temprano son eliminados.
El Señor Jesús era poseído por el Espíritu Santo, por eso los que Lo conocían y oían, eran poseídos por El también.
La única manera de nosotros formar a Dios en la vida del pueblo, es siendo poseídos por el Espíritu de Dios es pasando este Espíritu a las personas.
Quien tiene conciencia de su inmortalidad, necesita asumir su autoridad, ser embajador del Señor Jesús.
Cuando el trabajo es realizado por quienes hacen uso de la autoridad será completo, pues estos tienen condiciones de despertar la fe de las personas, porque hacen uso del desafío para llevarlas a Dios, desafiadores al bautismo, cura, prosperidad y Salvación.
Quien es inmortal es Espíritu, lo es porque recibió el Espíritu del ¡Eha!, Los problemas particulares (salud, matrimonio…) no tienen influencia en su ministerio; lo que perjudica su ministerio en la influencia de la acomodación, pereza, sentimentalismo.
Solo puede hacer la obra de Dios aquel que es obra de Dios.
El diablo se incomoda cuando el pastor ministra su autoridad y tiene actitudes que dejan ejemplo de vida.
Nuestros enemigos mortales e inmortales saben que no basta ser fiel, los que están en el Altar deben ser buenos y para ser buenos es preciso:maxresdefault
1- Evangelizar – Anunciar, divulgar
2- Ministrar – Autoridad, actitud de desafiar, curar, liberar, pedir, prosperar
3- Enseñar – Entrega total, temor, gratitud, perseverancia, fe consciente, sacrificio, fidelidad y con la debida paciencia, no con pereza.
“Los siervos fieles y buenos que realizan ese trabajo no necesitan de una inyección de ánimo, no necesitan ser motivados.”
Obispo Julio Freitas
***Deja tu comentario
Publicado en MENSAJES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *