EDUIN

eduinYo venía de una familia llena de conflictos. Mi padre decía que yo no era su hijo y comenzó a maltratarme desde muy niño. Siendo muy joven sufrí un accidente y perdí el ojo izquierdo.

A raíz de estos problemas me convertí en una persona agresiva, con deseos de hacer daño. Comencé a tener adicciones, entre ellas la prostitución. Usaba a las mujeres y luego las rechazaba. Era orgulloso, arrogante y testarudo. Como no podía realizar mis estudios me dediqué a trabajar y aparentemente me estaba yendo muy bien entonces.

Después decidí formar mi familia pero todo comenzó a ir mal. Peleas constantes, infidelidades, agresiones físicas, miseria, enfermedades, insomnio, depresión… Un día sentí que tocaba fondo y quise acabar con mi vida; pero algo, una voz suave no me dejó que lo hiciera.

Un señor me invitaba a menudo a participar en la iglesia, en esos momentos me acordé de ello y tomé la decisión de empezar a ir. Empecé a usar mi fe escuchando la voz de Dios a través de los pastores que predicaban. Escuchaba los testimonios de personas y familias transformadas y determiné que también yo lo lograría. Y así fue, en cuestión de poco tiempo todo cambió en mi familia y conmigo mismo.

En seguida, comenzó a nacer en mí el deseo de hablar a todo el mundo de lo que Dios había hecho en mi vida. Ahora le sirvo como obrero, no por el título ni el uniforme, sino por ver como familias y personas logran lo que en su día era parecía impensable. Ese es mi salario y le agradezco a Dios que me use y que me tenga en su presencia. Ahora puedo decir que soy plenamente feliz y eso es sólo gracias a Él.

EDUIN FLAVIO VARGAS

Publicado en ¿POR QUÉ SOY OBRERO?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *