El obrero que desea hacer la Obra en el Altar

templo_salo6-1024x678

Muchos jóvenes vienen a la iglesia y observen el pastor y su esposa, siempre ven el correr de aquí para allá con sus muchas tareas diarias, tales como reuniones con la gente, la reunión con los jóvenes, los obreros, los evangelistas, gestionar y dirigir las muchas tareas que tiene sobre sus responsabilidades.

Con que se encuentran entusiasmados con todo lo que sus ojos muestran y dicen: “Yo quiero ser un pastor o la esposa de pastor”, será más que eso está dentro de ti, en tu corazón? ¿O es usted justo a lo que sus ojos pueden ver? ¿Por qué la obra de Dios en el altar es mucho más allá de lo que sus ojos pueden ver.

Muchos de los obreros(as) dicen que quieren hacer la obra de Dios simplemente por la emoción o sentimiento y ciertamente no seguirán adelante, este árbol no dará frutos.

La Biblia nos enseña que Dios es el que obra en nosotros tanto el querer como el hacer: “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” Filipenses 2:13

Por lo tanto obreros(as) si es que el deseo dentro de ti y vio que no es una emoción, pero usted tiene que asegurarse de que esto es lo que quiere y eso es lo que quieres vivir el resto de su vida, sirviendo a Dios en cualquier lugar ya cualquier precio, así que no dejes que el deseo se pierden en el camino a través de las dudas, miedos, incertidumbres e inseguridades, pero “creer” que Dios te ha elegido y todavía no se siente facultado (a) lo hará a fin de que, debido a que el trabajo no será el suyo, sino el Espíritu Santo, después de todo, está escrito en su palabra lo siguiente: “No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.” 2 Corintios 3:5-6

Siempre escuchar y aprender que el altar es un lugar de sacrificio y servir a Dios en este altar viviente es más bien una vida de renuncia, el sacrificio y la santificación y los que han llamado para el altar deben ser conscientes de que no tienen vida propia, porque su la vida será una función de las almas. Así que los trabajadores (as), debe tener esta conciencia de que, quien no tiene esta disposición no puede servir en el altar.

Sin embargo, si usted trabajador (a) está dispuesto, seguir adelante y hacer lo mejor posible, poner tu deseo de servir, su amor al lado de la otra, o mejor, a disposición de las almas. Servir y hacerlo todo con compromiso, dedicación, humildad, convencido de que el Todopoderoso permita y actúa a través de ti. A los efectos de su servicio es dar gloria a nuestro Dios! 

Publicado en MENSAJES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *