Elizabeth

elizaAntes de llegar a Familia Unida tenía cáncer, diabetes y problemas en los huesos. Además, cada año moría un miembro de mi familia. Primero murió mi madre y después mi padre, mis dos hermanos, mis dos sobrinos y un cuñado. Y la siguiente sentía que iba a ser yo, ya que me encontraba muy mal. Mi vida era muy triste, me sentía vacía, tenía depresión, nerviosismo y mucha ansiedad. Estaba muy resentida por todo lo que estaba viviendo.

Llegué a Familia Unida por medio de una invitación de una amiga y allí me orientaron, me explicaron que todas las muertes de mis familiares era una maldición hereditaria. Creí en las orientaciones y fui bien acogida.

Fue en aquel momento que entregué mi vida para Jesús e hice un pacto con él, seguirle a cambio de mi cura y la quiebra de esa maldición. Hice las cadenas de cura y liberación. Me bauticé en las aguas y mi vida fue cambiando. El Señor cumplió conmigo porque a partir de ese momento nunca más murió ningún miembro de mi familia y mi salud fue totalmente restaurada. Él hizo un cambio dentro de mi interior, cambió mi carácter.

Participé de las Hogueras santas de Israel, por mi vida espiritual y Dios me respondió. Fui bautizada con el Espíritu Santo y allí nació el deseo de hacer la obra. Mi deseo sólo es ganar almas para Jesús, llevarles a la salvación. Ayudar a todas las personas sufridas y atenderles como un día me atendieron a mí.

 

Elizabeth Nazareno

Publicado en ¿POR QUÉ SOY OBRERO?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *