Estudio para obreros. ¡El Cordón umbilical tiene que ser cortado!

¡El cordón umbilical tiene que ser cortado!

imageA través del cordón umbilical, un niño, aún en el vientre de la madre, se mantiene viva y respirando, es incluso dependiente de la madre, sin embargo, al nacer, este cordón umbilical tendrá que ser cortado, y este bebé se tornará independiente, o sea, respirará y vivirá sin que esté unido
o a la madre.

Espiritualmente, este cordón umbilical es lo que, infelizmente, ha unido algunos obreros y obreras al mundo y las cosas de este mundo.

Muchas personas son materialistas, egoístas, mentirosas, vengativas, rencorosas, violentas, impiadosas, adúlteras, religiosas, necias,

débiles, traidoras, desanimadas, viciadas, desequilibradas, emotivas, frías, antipáticas, mal educadas y carnales, y es natural que sean así, porque son del mundo.

Ellas mantienen el cordón umbilical unido al mundo y las cosas de este mundo, porque ellas son del mundo, pero, un obrero y obrera no pueden ser jamás como estas personas son, no pueden nunca comportarse de la manera como estas personas se comportan. El Señor Jesús dijo a algunos que Le cuestionaban:

“Vosotros sois de abajo, Yo Soy de arriba; vosotros sois de este mundo, Yo no soy de este mundo.” (Juan 8:23)

Los que son de aquí abajo aún tienen su cordón umbilical unido al mundo, haciendo sus propias voluntades y, consecuentemente, las voluntades del diablo.

Aquel que, realmente, después de haber recibido la cura divina, la liberación espiritual, la conversión, el nuevo nacimiento y el Bautismo con el Espíritu Santo, pasa a hacer parte de los que son de allí Arriba.

Muchos piensan que, porque ya son obreros(as), no se encajan en este mensaje, pero, la verdad es que entre los mismos hay algunos que, nítidamente, percibimos que aún son de aquí abajo. ¿Y hasta cuándo lucharemos y los ayudaremos para que vengan a pasar a ser de arriba?

Obrero y obrera, tenga mucho cuidado con este mundo, en él no hay nada más que nos interesa y que nos haga bien, corte ya su cordón umbilical que le une a este mundo, desapéguese ya, de aquello que le hace desagradar a Dios.

Si lo que somos y la Obra que hacemos ha hecho que el mundo nos odie, entonces, es una óptima señal, pues, con certeza, estamos agradando a Dios, desagradando y enrabietando cada vez más al diablo:

Al orar por los discípulos, Jesús dijo al Padre:

“Yo Les he dado tu palabra y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No te ruego que los saques del mundo, sino que los guardes del maligno. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.” (Juan 17:14-16)

Nosotros estamos y vivimos en este mundo, pero no somos, ni nunca volveremos a ser de este mundo.

Y que, por la fe, tengamos un cordón umbilical unido solamente a Dios y en Dios, seamos cada vez más dependientes de Él, pues Él mismo dijo:

“porque sin Mi nada podéis hacer.” (Juan 15:5)

Piense, medite y practique eso. 

Publicado en Orientación Nacional, PORTAFOLIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *