Graci

graciLlegué a Familia Unida con 17 años, llena de traumas y complejos. Mi vida sentimental no iba muy bien ya que la persona que yo creía perfecta para mí, me había dejado. Eso me llevó a una depresión muy grande, pensaba que mi vida sin él no valía para nada. Intenté suicidarme, pero afortunadamente no me atreví a llevarlo a cabo. Fumaba porros a diario y bebía alcohol para olvidar que vivía en este mundo. La situación familiar tampoco era buena. Mis padres discutían diariamente. Y todos sufríamos los maltratos de mi padre. Todo eso me hacía sentir un odio muy fuerte hacia mi padre.

Pero fue en ese momento, cuando me invitaron a Familia Unida y acepté. Cuando llegue allí me sentí muy bien acogida. Empecé a participar en las reuniones de los viernes y de los domingos y poco a poco fui viendo cambios en mi vida. Superé las adicciones en pocos meses. Dejé de tener ganas de quitarme la vida y dejé de llorar sola en mi habitación. Todo sucedió a través de mis sacrificios y de mi perseverancia. Mis padres dejaron de pelearse y hoy vienen a Familia Unida, mis hermanos están todos unidos y bendecidos.
Hoy gracias a Dios estoy felizmente casada y he superado mi depresión. Conseguí vencer todos mis traumas y conquistar mis objetivos. Hoy tengo mi casa propia, mi coche y mi matrimonio bendecido. Dios me ha dado todo lo que yo nunca pensé tener. Después de mi transformación comencé a desear ayudar a otras personas como yo fui ayudada en su día.

Para mi es un enorme placer escuchar, orientar evangelizar a los que están sufriendo y ver como sus vidas mejoran, como lo hizo la mía.

Graci Pires

Publicado en ¿POR QUÉ SOY OBRERO?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *