La obrera y la Santa Cena

Esta semana, una esposa de pastor, mi compañera, me sugirió que escribiese un artículo sobre la manera como las obreras deben servir la Santa Cena.

Ya que infelizmente muchas, con el pasar del tiempo, y porque ya es algo común, se dejan llevar por la rutina y preparan, sirven y hasta participan de cualquier manera, como si fuese un ritual.

 

Al inicio, la obrera tenía la mayor reverencia cuando pensaba en la Santa Cena, cuidaba de su apariencia, se recogía su pelo con todo cuidado, cuidaba de las uñas, usando u esmalte discreto, se maquillaba, preparaba con cariño su uniforme, para que todo fuese perfecto en este día especial. Aquella que preparaba los elementos, lo hacía con mucho cuidado y preocupación, era la primera en llegar a la iglesia. Antes de preparar el pan y el mosto, ella presentaba a Dios su vida. En seguida se lavaba las manos, colocaba los guantes y el gorro en la cabeza, para que todo fuese hecho de manera higiénica. Había brío,y mucho temor, en todo lo que envolvía ese momento único y santo.

Hoy, este artículo pretende llevar a cada una de nosotras a hacer una introspección, sobre la forma como hemos visto la Santa Cena. ¿Será que es apenas más una tradición en nuestra vida? ¿Una costumbre? Tal vez su respuesta inmediata sea: “¡Ah, no… Ni pensar…” Pero, por favor, para y piense bien: ¿Qué significa para sí la Santa Cena?

 

Pues tanto la obrera que prepara, como la que sirve, tiene en sus manos el cuerpo y la sangre de Cristo. Es tan serio, tan profundo. Vea la responsabilidad que es servir la Cena de Cristo. Por eso el rigor tiene que ser elevado, en lo que concierne a su santificación y al tipo de conversación que tiene, Pues tenemos conocimiento que muchas, mientras están preparando la Cena, hablan de asuntos que no tienen nada que ver con aquel momento. Es necesario tener en cuenta, no sólo los detalles físicos, sino principalmente su interior. Vea lo que dice la palabra de Dios:

 

“De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa. Porque el que come y bebe sin discernir correctamente el cuerpo del Señor, come y bebe juicio para sí.”

(1 Cor. 11: 27-29)Santa Cena

 

¿Cuándo es que como del pan y bebo del cáliz del Señor indignamente?

 

– Cuando mi conducta está manchada por el pecado,y ya hablé aquí varias veces,que ese pecado pasa por la religiosidad, por el rancio de la hipocresía disfrazada, por los pensamientos de autosuficiencia y por ahí continua… Merece recordar que no son aquellos pecados que están a la vista de todos, sino los que están en oculto.

Amiga Obrera, vea bien la necesidad que tenemos de hacernos un examen a nosotras mismas, antes de preparar, servir y principalmente participar de la Santa Cena, pues podemos estar camino a la propia condenación.

 

Dejo aquí un consejo a todas las Obreras:

Cuando sera día de Santa Cena, haga todo con mucho empeño y cuide principalmente de su interior. También eso es una ofrenda para su Dios.

 

Dígame lo que piensa de este artículo. Su comentario es importante pues revela su pensamiento.

Sra. Luisa Texeira
luisa-110x110

 

 

 

 

*Deja tu comentario. 

Publicado en MENSAJES.

6 Comentarios

  1. Muchas veces cuidamos de nuestro exterior al servir la Santa Cena, que el uniforme esté bien planchado, el peinado, pero eso no es suficiente sino me analizo interiormente pues es todo un conjunto no puedo hacer una cosa y no hacer la otra, tendré en cuenta mañana al participar de la Santa Cena, y participar de la mesa del Señor de una forma digna.

  2. Hola buenas tardes es verdad lo principal es tener reverencia y temor mirando siempre a dentrento de uno mismo es un privilegio servi la Santa Cena entoces esses cuidado tengo que siempre tener la hingiene personal como las uñas el pelo la maquiaje lava las manos del pelo y principalmente de mi interior siempre ire vigilarme haciendo tudo com amor .Gracias.

  3. Es muy cierto lo que usted plantea. Sinceramente debemos, las obreras y obreros meditar y pensar en este punto, sobretodo las encargadas de preparar la Santa Cena del Señor. Para mi participar de la Santa Cena es el mejor momento para intercambiar palabras con Jesus y saber que hablara en mi mente y en mi corazon para mostrarme por medio de Su Palabra el paso siguiente que debo realizar. Este momento es muy significativo para mi.

  4. La Santa Cena significa algo apartado/consagrado y así también debe estar mi interior consagrado para Dios no dejando que pensamiento, ego, orgullo sea lo que me revista a la hora de servir o participar de algo tan Santo como es la Santa Cena. No adelanta que hasta siga un protocolo a la hora de prepararme para la Santa Cena sino me preparo para ese día tan especial.

  5. Gracias por esa orientación, pues es muy importante yo veo el dia de la santa cena muy sublime y especial a saber que estoy tocando pela fe en el corpo de mi Señor. En la verdad es uma excelente advertencia para mi y para todos los obreros en general para que reflitan que no es solamente el bonito exterior que importa pero el conjunto, pues nuestro Dios se lo merece nuestra mejor ofrenda.

  6. Para mi la santa cena representa el sacrificio que el señor Jesús hizo por nosotros en la cruz , debemos tener un gran temor en el momento de preparar ,servir y participar de dichos elementos ya que el señor a través de la santa cena nos limpia y purifica de todos nuestros pecados. Gracias muy importante este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *