La presunción del bienestar de la pareja

Atención a las 8 señalesgetimage

Aquel viejo dicho “Equipo que gana no se toca” solo se aplica hasta que el equipo comienza a perder. Ningún técnico de fútbol u otro deporte que tenga el mínimo de competencia cree en ese dicho. Sabe que esperar a que el equipo pierda para cambiarlo es la receta para el fracaso.

La verdad es que ese dicho es para los perezosos. Generalmente, cuando la persona no quiere el trabajo de hacer algo, usa esa creencia popular para justificar su inercia.

Vi suceder eso con una cantidad innumerable de parejas. La pareja va bien, o por lo menos eso parece, hasta que un día la bomba explota. Sin embargo, una mirada más cuidadosa sobre lo que realmente sucedió, siempre revela lo que ya había surgido mucho antes de la explosión. Las pequeñas señales estaban allí, entre ellos:

La rutina fastidiosa de la pareja
La falta de diálogo significativo
Pequeñas irritaciones que se vuelven constantes
Peleas de las que nunca resolvieron sus causas
La vida íntima más lenta que una babosa manca (o placentera solo para el hombre)
No logran concordar sobre asuntos importantes
Días marcados por momentos tensos en la pareja
Agendas cada vez más separadas
A pesar de todas estas señales, la pareja sigue pensando que “está todo bien”. Son cosas de toda pareja, ¿no es verdad? Solo que no. Estas señales no indican un matrimonio normal, mucho menos saludable.

El problema es que la pareja está practicando lo que yo llamo presunción de bienestar. Él presume que ella está bien. Ella presume que él realmente así. (Para ser justo, quien tiene la costumbre de equivocarse más en eso es el hombre. Los hombres se destacan por dejar a los problemas del matrimonio correr hasta los últimos minutos de la prorrogación y solo en el final, cuando ya está todo prácticamente perdido, intentan dar vuelta el juego.)

Note bien esto:

Para que el equipo continúe ganando, es necesario atención constante y ajustes preventivos siempre que sean necesarios.

Si no presta atención a su relación, si no considera a su compañero, usted nunca detectará algo malo hasta que sea demasiado tarde. El matrimonio, como todo equipo vencedor, necesita atención constante y ajustes preventivos para continuar venciendo. La caminata del Amor es una excelente herramienta que promueve el diálogo productivo y relajado en la pareja. En ella, de una sola jugada, usted vuelve su atención a su compañero como raramente lo hace y previene que los futuros problemas sucedan.

*Deja tu comentario.

Visita el blog de Obispo Renato Cardoso 

Publicado en MENSAJES, Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *