¡Saliendo de la monotonía!

La palabra MONOTONÍA según el diccionario significa repetir siempre lo mismo sin éxito, hecho de hacer siempre las mismas cosas, rutinario, tedioso por ser siempre igual, ser acomodado y aceptar con conformidad lo que está por suceder. El pueblo de Israel estaba escondido en las cuevas durante todo el tiempo de opresión de los enemigos, que eran los Madianitas, los Amalequitas y los Pueblos del Oriente, y esto durante un periodo de siete años, esta MONOTONÍA de quedarse escondidos debido al miedo, los volvía tímidos y sin iniciativa de acción.
Dentro de esta cueva había un profeta que no hacía nada más que hablar de la Palabra, sin embargo, faltaba la acción y la indignación. Fue con esta acción e indignación que un hombre, llamado Gedeón, decidió salir de aquella MONOTONÍA y salió de la cueva para sacudir el trigo, ósea, para hacer alguna cosa, no aceptando quedarse más parado, estancado, escondido en una cueva y en la MONOTONÍA, pues, literalmente, ¡quien sale de la cueva, sale de la MONOTONÍA! Entonces, fue ahí que Dios vio su Fe, coraje, fuerza, valentía e indignación, y lo escogió para librar a todo aquel pueblo de la opresión del  image
“El Señor está contigo, valiente guerrero.” (Jueces 6:12 LBLA) “… Ve con esta tu fuerza, y libra a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te he enviado yo?” (Jueces 6:14 LBLA).
Hoy, nosotros, que hacemos la Obra de Dios, no podemos jamás aceptar la MONOTONÍA, ya sea en nuestra vida personal, sea en la Obra de Dios que hacemos:
▪ ¡Yo no puedo evangelizar, aconsejar, orar y servir en las reuniones siempre de la misma forma!
▪ ¡Yo no puedo leer la Biblia simplemente por leerla, tengo que reflexionar y meditar y eso ya será diferente!
▪ ¡Yo no acepto haber dejado de ser una persona religiosa allá fuera, para continuar siendo religioso(a) dentro del Centro de Ayuda!
▪ ¡Yo no puedo enfrentar las situaciones y las dificultades con aquel miedo y cobardía de antiguamente!
POR FAVOR, OBRERO Y OBRERA, GRITE BIEN ALTO AHORA:
▪ ¡Yo no acepto continuar viviendo la misma vida y la misma situación!
▪ ¡Yo no acepto la MONOTONÍA!
▪ ¡Yo no acepto la MONOTONÍA, en mi vida Espiritual, Sentimental, Familiar, Física, Financiera y Ministerial!
▪ ¡YO ME NIEGO, REPUDIO, RECHAZO, ODIO Y ELIMINO LA MONOTONÍA DE MI VIDA!
Obreros y obreras, piensen si la Promesa de Dios es hacer todo NUEVO en nuestras vidas, ¿Por que razón aceptaremos la MONOTONÍA?
“… he aquí, son hechas NUEVAS.” (2 Corintios 5:17 LBLA) “…Y el que está sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago NUEVAS todas las cosas…”. (Apocalipsis 21:5 LBLA).
El problema de muchos es que las ACTITUDES no son NUEVAS, la manera de pensar y de actuar no son NUEVAS. Observe que, en el caso de Gedeón, cuando el ofreció el carnero y la harina como ofrendas, fue algo ya común y que costumbre de sus antepasados en la época de Moisés ya lo hacían: la ofrenda de un carnero (está escrito en Levítico 1.10) y la ofrenda de harina (está escrito en Levítico 2.1), Dios hasta aceptaba, pero terminaba siendo MONÓTONO, por ser siempre la misma cosa, la misma ofrenda y la misma manera de ofrecerla:
“Y Gedeón entró y preparó un cabrito y pan sin levadura de un efá de harina; puso la carne en una cesta y el caldo en un caldero, y se los llevó a él debajo de la encina y se los presentó” (Jueces 6.19)
Esta ofrenda fue ofrecida debajo de un árbol, de un roble, pero lo que Dios le pidió en aquella misma noche, a través del Ángel, fue algo diferente, pues lo que Dios realmente quería que Gedeón ofreciese, para dar la Victoria a él y a todo aquel pueblo, era algo fuera de la MONOTONÍA que sería ofrecido no debajo de un árbol, sino sobre el Altar. Lo que Dios quería era específicamente el segundo toro, que representaba su sustento, su futuro y su vida.
“Edifica después, en debida forma, un altar al SEÑOR, tu Dios, sobre la cumbre de este peñasco; toma el segundo novillo y ofrece holocausto con la leña de la Asera que has cortado” (Jueces 6. 26)
En obediencia a Dios, de madrugada, contra todo y contra todos, enfrentando todo tipo de peligro o adversidad, Gedeón en el desafío, en la Fe y en el coraje, fue e hizo lo que Dios le mandó a hacer y a ofrecer:
“Cuando los hombres de la ciudad se levantaron temprano en la mañana, he aquí, el altar de Baal había sido derribado y cortada la Asera que estaba junto a él, y el segundo novillo había sido ofrecido en el altar que se había edificado. “(Jueces 6. 28)
Listo, el Sacrificio, en obediencia a Dios, fue ofrecido en el Altar y fue eso que garantizó la Victoria de su ejército de apenas de 300 hombres delante de un numeroso ejército de enemigos formado por 135 mil soldados.
Obrero y obrera, ponga atención que, lo que queremos aquí enfatizar, es lo que ofrecemos a Dios durante toda nuestra vida y durante todo nuestro Ministerio, no apenas al Sacrificio monetario, sino al Sacrificio físico, que es el de hacer más y dedicarse más a la Obra de Dios, y el sacrificio espiritual, que es el de consagrase y santificarse más y más, para que podamos ser más fuertes y mejores espiritualmente para Él. Por tanto el consejo aquí para todos nosotros es que:
▪ ¡Salgamos de la MONOTONÍA! ¡Y no continuemos haciendo la Obra de Dios de la misma manera que la hemos hecho!
▪ ¡Salgamos de la MONOTONÍA! ¡Y no continuemos siendo la misma persona que hemos sido!
▪ ¡Salgamos de la MONOTONÍA! ¡Y no continuemos ofreciéndonos a Dios y a Su Obra de la misma manera!
¡Piense, reflexione y practique esto!
¡Dios le bendiga a usted, a su ministerio y a su familia! 

Publicado en MENSAJES, Sin categoría.

2 Comentarios

  1. Gedeon no acepto la situación de monotonia que su pueblo estaba pasando y cuando Dios lo eligió entonces se indigno y lucho contra los madianitas, para nosotros hoy en día también somos acosados por los madianitas que son las enfermedades, los problemas económicos, las discusiones entre la familia, etc… Y hacemos las cosas con monotonía y siempre igual. Entonces no debemos aceptar la situación, indignarnos, cojer nuestra espada y sacrificar para acabar con nuestros madianitas.

  2. Lo que llevó para mi en este pots es la importancia de vigilarlos todos los días para no caer en la monotonía el hecho de estar en la obra y que los años vayan pasando es ya una alerta para nosotros pues nuestra naturaleza humana tiende a inclinarse a esta monotonía cuando uno hace las cosas como siempre uno se va enfriando va haciendo las cosas de cualquier manera pierde el temor y la cosa va por ahí……es un veneno que poco va matando y que si no estamos atentos tal vez cuando quisiéramos darnos cuenta será demasiado tarde gracias por este pots me ayudó mucho ….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *